Sábado, 20 de enero de 2018. Año 9º
W1siziisinbyb2r1y3rpb24vchvibgljawrhzgvzlzuwl2ltywdlbi5qcgcixv0
miércoles 29/06/2016

“Ni fenómenos cuando ganamos, ni desastres cuando perdemos”.

Images

Hace cientos de años que el ser humano vive colgado al revés, es decir, corriendo hacia extremos sin estar en la tan anhelada esencia de la que hablan los sabios.
Terminó la Copa América –la del centenario-, donde finalizamos invictos… pero subcampeones. Y a la fotografía de Lionel Messi clavando su frente en el césped del estadio, le siguió una declaración del Pibe 10, del Crack de Oro, que nadie esperaba: “renuncio”. Veamos qué decía dos días antes de la final. “Hay que ganar esta Copa como sea”.

La segunda final perdida en dos años pasó. Y a los tres días, este 29 de junio, el país escucha y mira como queriendo volver a sentir algo de lo que “ya pasó” hace 30 años (no nos pasa a todos, obviamente) por aquel Argentina 3 Alemania Federal 2.

Muchos reportajes que evocan una gloria merecida, con un cabezazo de José Luis Brown que sacudía la red del estadio Azteca. El “Tata” de Estudiantes hoy pisando los 60 se pone al frente de una cruzada solidaria para que Messi revea su decisión, pero al mismo tiempo dice: “me vuelvo loco cuando no se canta el himno nacional”.

“Cuando el utilero me entregaba la camiseta, me temblaba todo el cuerpo”, afirma Brown, como queriendo captar la atención de estos pibes de hoy que no pueden sacar el primer puesto.

El “como sea” de Messi no es su culpa. ¡Se anida en un contexto triunfalista del que el jugador no puede escapar como a sus marcadores! Es el mismo contexto que lo llevó a jugar a España con 13 años.

En Buenos Aires se hizo un homenaje por los 30 años a los campeones de México ‘86. Mientras se repartían canapés y bebidas, muy pocos reflexionaban sobre esta enfermedad argentina que nos encuentra jugando en los extremos, como si fuéramos todos “wines” de la vida.

Hubo un DT uruguayo, muy medido, que pasó por el Lobo y el León, que solía decir la frase que encabeza este comentario: “ni fenómenos cuando ganamos, ni desastres cuando perdemos”.

Notas

Auspiciantes

W1siziisinbyb2r1y3rpb24vchvibgljawrhzgvzlze1l2ltywdlbi5nawyixv0 W1siziisinbyb2r1y3rpb24vchvibgljawrhzgvzlzgvaw1hz2vulmpwzyjdxq W1siziisinbyb2r1y3rpb24vchvibgljawrhzgvzlzqxl2ltywdlbi5qcgcixv0 W1siziisinbyb2r1y3rpb24vchvibgljawrhzgvzlzyxl2ltywdlbi5qcgcixv0 W1siziisinbyb2r1y3rpb24vchvibgljawrhzgvzlzcvaw1hz2vulmpwzyjdxq W1siziisinbyb2r1y3rpb24vchvibgljawrhzgvzlzi2l2ltywdlbi5kuecixv0 W1siziisinbyb2r1y3rpb24vchvibgljawrhzgvzlzi5l2ltywdlbi5qcgcixv0 W1siziisinbyb2r1y3rpb24vchvibgljawrhzgvzlzyzl2ltywdlbi5qcgcixv0 W1siziisinbyb2r1y3rpb24vchvibgljawrhzgvzlzqyl2ltywdlbi5wbmcixv0 W1siziisinbyb2r1y3rpb24vchvibgljawrhzgvzlze5l2ltywdlbi5qcgcixv0