Jueves, 18 de enero de 2018. Año 9º
W1siziisinbyb2r1y3rpb24vchvibgljawrhzgvzlzyyl2ltywdlbi5qcgcixv0
lunes 14/09/2015

Franco Torchia: “Cada día mi vida es un poquito más linda”

Francotorchia_1

Su hija le dio la seguridad de saber quién era, se casó con lo que define como “el mejor compañero que podía imaginar” y hoy está enamorado de su trabajo.
Torchia, Licenciado en Letras pero comunicador por elección, expresa en cada una de sus reflexiones una declaración de esa identidad que no esconde y que según afirma lo convierte en un “bicho raro”. Sin embargo, después de una extensa charla con Target LP, podemos decir que esa conciencia sobre sí mismo no es lo que lo hace raro, sino que es lo que lo hace ser especial al escucharlo

El locutor, panelista y conductor que brilló siendo “Cupido”, debatió en “Intratables”, entrevistó por “$5” en “Digo TV” e ironizó en “Zapping”, hoy se encuentra al frente de un proyecto que ya tiene 3 años en la Radio Ciudad de Buenos Aires (De lunes a jueves de 0hs. a 2hs.)

¿Qué nos podés contar sobre el programa?

En este momento es tal la plenitud que siento que creo que también es parte de mi trabajo contarla y por eso todas las medianoches en la radio puedo colaborar con quienes están en una búsqueda o trabados en interrogaciones.
Ahora estoy abocado casi al 100% a esto, es un programa muy consolidado y con un crecimiento increíble. Siento que “No se puede vivir del amor” retomó la tradición de los buenos programas de medianoche, intenso, eléctrico, de show y vinculado a la diversidad sexual. Me siento muy compenetrado y contento con esto.
Es muy impresionante y es difícil de explicar lo que nos pasa porque llegamos a personas de todo el abanico de sexualidades posibles.
Muchos nos llaman y comparten sus historias de todo tipo. Abordamos temas que tienen que ver con las vidas de las personas que creo que son temas cruciales, porque no están construidas por el noticiero, sino que tiene que ver con lo que sienten o les gustaría sentir.
Es también un combate contra la noción tradicional de amor que nos han metido en la cabeza , que nos ha llevado a muchas derrotas y dolor. Es un intento de construir una nueva concepción de amor, de sexo, intimidad o afectos.
Según datos oficiales, la ciudad de Buenos Aires es muy particular porque más del 50% de las personas están solas o viven solas. Y ahí hay toda una cuestión política, eso es lo político. Es un programa que investiga muchas vías con humor y seriedad.
Es más una discusión con el periodismo. Yo creo que hago un programa de actualidad, porque se habla de lo que le está pasando a las personas. Me siento un privilegiado.

¿En qué lugar te sentís de tu carrera?

Yo no tengo una idea muy concreta de lo que es una carrera, pero si se que soy un trabajador, porque desde los 17 años hice de todo un poco.
Si puedo decir que esos trabajos no me gustaban tanto como los que tengo hoy, pero siempre me interesó mucho lo que era la comunicación.
No estudié periodismo, estudié letras, pero mi necesidad de expresión desde que era muy chiquito hizo que en algún momento de mi vida pueda afianzar esto que hago.
Lo último que hice en televisión fue Zapping, donde la pasé muy bien. Significó volver a divertirme, nunca me hubiese imaginado que iba a ser una experiencia tan buena, más allá del rating y esas cosas.
Por su parte, hace exactamente un año que me fui Intratables. Un programa que lamentablemente perdió show y ganó en posturas. Parece que hay que tomarse todo muy en serio, porque parece que así hay que hablar de política y economía en la Argentina, lo cual para mi es una gran trampa de los últimos años, como si esas cosas no fueran un mamarracho.

¿Cuál es la importancia que le das a la popularidad o fama?
La fama o la popularidad son gratas, pero a mí me permiten fortalecer ciertos mensajes que me parecen centrales a la hora de comunicar, creo que eso vale algo.
Yo muchas veces cuento cosas de mi vida porque creo que son indispensables para mí, pero también para ayudar y acercarse a la gente.
Tiene que ver con lo que yo necesito que sea dicho, y en cada espacio que ocupo o cuando escribo en el suplemento “Soy” de Página 12, intento que eso esté presente.

¿Cómo te sentís con poder hablar de otras cosas distintas a lo que son los temas de espectáculos?
A veces, parece que solamente se pueden discutir temas del espectáculo o cosas vinculadas a la política y la economía, en el medio no se discute nada.
Yo hacía el programa “Entrevistas por $5”. Eso fue una de las mejores cosas que hice en mi vida y para mi eso era un informativo. Para mi sentarse todo el día con 40 personas tiene más carácter de noticia que lo que se muestra en un noticiero.
Yo creo que en la Argentina se entiende por discusión política algo que no es político si no más bien partidario.
Una cosa son las elecciones, las alianzas, los debates o las urnas quemadas, pero para mí lo importante es comunicar lo político. Y lo político para mi en primer lugar es lo personal, es contar quién soy, cómo vivo y de dónde salgo, de lo contrario no me podría dedicar a esto, para mi sería mala praxis.
Yo no puedo hablar de lo que me parece importante si yo no antepongo quién soy, no puedo no contar cómo vivo. No hablo de exhibicionismo, pero tengo que dejar en claro desde dónde hablo.
Yo creo que hay cosas que no se pueden discutir sin comprometer nuestra propia vida, nuestro propio cuerpo. No es una obligación pero hay un compromiso con la profesión y los momentos históricos.
Imaginate qué hubiese pasado si cuando surgió el sida los gays del mundo no salían a decir su verdad. Se necesitó una salida del closet colectiva para entender por qué semejante epidemia había sido impartida adrede en todo el mundo.
Hay momentos de la historia en donde creo que no nos podemos callar y en los que lo único que lo nos queda es contar quiénes somos.

¿Qué pensás de la insistencia de algunos al seguir asegurando que se habla desde un lugar de objetividad?

Si en todo caso hubo un momento en que se creyó en la objetividad fue hace largo rato. Sin embargo, hay una especie de ilusión por todas partes, cuando lo único que nos queda como ciudadanos es nuestra subjetividad.
Yo hago un periodismo desde ese lugar y soy un activista a favor de las subjetividades de todos.
Hay experiencias y cosas copadas, pero los medios grandes y tradicionales vienen muy atrás. Les está costando muchísimo renovarse y entender que hay que correr el foco. Hay que asumir siempre desde dónde hablamos.
Esto a veces me trae problemas, porque es muy difícil encontrar personas que piensen así. Está muy instalada esta idea de supuesta objetividad.

¿Y a la televisión en sí cómo la ves?

Es un industria muy en crisis y hay una oferta muy corta, yo no creo que la televisión esté para hablar tan seriamente.
Tenemos una televisión sin riesgos y demasiado acartonada.
Yo tengo un instrumento de trabajo muy propio como la ironía y es algo que no cuaja en cualquier lugar. A veces es difícil porque creo que en la escena pública se perdió humor. En el país del maestro universal de la ironía, que es Borges, hemos perdido la capacidad de reírnos de nosotros mismos.
En tu vida personal has pasado momentos de mucha importancia en los últimos años,

¿cómo te encontrás actualmente?
Y mirá, yo creo vivir la bendición de poder encontrarte, ser vos mismo y tener clara la identidad sexual es la revolución más grande en la vida de una persona.
En ese sentido, a mí lo que me pasó desde el nacimiento de mi hija en adelante es que pude terminar de vivir plenamente mi verdad para no tener que mentirle a ella ni a mí mismo. Entonces la verdad yo siento que cada día mi vida es un poquito más linda. Me siento muy firme, muy seguro y muy bien acompañado por el mejor de los hombres imaginados por mí.

Notas

Auspiciantes

W1siziisinbyb2r1y3rpb24vchvibgljawrhzgvzlzyxl2ltywdlbi5qcgcixv0 W1siziisinbyb2r1y3rpb24vchvibgljawrhzgvzlzqxl2ltywdlbi5qcgcixv0 W1siziisinbyb2r1y3rpb24vchvibgljawrhzgvzlze5l2ltywdlbi5qcgcixv0 W1siziisinbyb2r1y3rpb24vchvibgljawrhzgvzlzi2l2ltywdlbi5kuecixv0 W1siziisinbyb2r1y3rpb24vchvibgljawrhzgvzlzcvaw1hz2vulmpwzyjdxq W1siziisinbyb2r1y3rpb24vchvibgljawrhzgvzlze1l2ltywdlbi5nawyixv0 W1siziisinbyb2r1y3rpb24vchvibgljawrhzgvzlzgvaw1hz2vulmpwzyjdxq W1siziisinbyb2r1y3rpb24vchvibgljawrhzgvzlzqyl2ltywdlbi5wbmcixv0 W1siziisinbyb2r1y3rpb24vchvibgljawrhzgvzlzi5l2ltywdlbi5qcgcixv0 W1siziisinbyb2r1y3rpb24vchvibgljawrhzgvzlzyzl2ltywdlbi5qcgcixv0