Jueves, 18 de enero de 2018. Año 9º
Tapa%20n%2022

Año 4 Revista #22

Septiembre/Octubre

W1siziisinbyb2r1y3rpb24vchvibgljawrhzgvzlzuwl2ltywdlbi5qcgcixv0
lunes 16/09/2013

El box en la sangre

Perfil2

Martín el “Principito” Coggi

Nacido el 12 de agosto de 1983, en una casa en la que se respiraba aires de ring, Martín el “Principito” Coggi comenzó su camino acompañado por una leyenda viva, su padre Juan Martín “Látigo” Coggi. Como profesional, inició su carrera el 25 de junio de 2005 y hoy está decidido a luchar por su sueño que es según sus palabras “tener la
chance de pelear por el título mundial”.
Apodado el “Principito” por su parecido al personaje literario, también es el príncipe de una corona pugilística, sin embargo, tiene su propio andar y de a poco sigue creciendo dentro de la escena del box en el país.

¿Cómo estás actualmente en tu carrera?
Yo me siento en mi mejor momento, no sabría decir cuál es mi techo, pero estoy seguro de la meta que tengo. Cualquier flaco que se ponga un par de guantes si no sueña con
tener la chance de pelear por un campeonato mundial que directamente ni piense en boxear, porque no tiene nada que hacer.

¿Vos creés que podés alcanzar ese objetivo?
Yo trabajo por eso todos los días, buscando mi oportunidad aunque en realidad no soy de mirar a un futuro muy lejano. Voy apuntando todos los cañones a mi próxima pelea porque quiero seguir ganando de la mejor manera. Últimamente me acostumbré a ganar por knock out y eso es una linda costumbre que quiero mantener.
Tu papá es un referente para todo boxeador, pero además lo ves en tu casa todos los días y también cumple su función de entrenador con vos ¿Cómo vivís esa situación?
Para mí está muy bueno, yo no me imagino mirar al rincón y que no esté mi
viejo. No es ninguna presión, jamás sentí presión por ser boxeador ni por llevar
este apellido, al contrario eso ayudó en los altibajos que tuve, Las derrotas y las victorias, siempre estuvieron rodeadas por mucha felicidad en mi entorno.
Es más, en algunas ocasiones el resultado pasó a un segundo plano por lo que significó cantar el himno en lugares lejanos con mi papá, haciéndole recordar y revivir tantos cosas que él también pasó.

¿Desde qué momento decidiste ser boxeador?
Yo siempre digo que el primer regalo de navidad que recuerdo fue un par de guantes en el año 88, así que siempre jugué a ser boxeador. Y así fue toda mi vida, el día que deje de jugar tendré que dejar el boxeo también.

Versión IMPRESA

Para ver entre las notas publicadas en la versión impresa haga clic aca

Notas

Auspiciantes

W1siziisinbyb2r1y3rpb24vchvibgljawrhzgvzlzi5l2ltywdlbi5qcgcixv0 W1siziisinbyb2r1y3rpb24vchvibgljawrhzgvzlze5l2ltywdlbi5qcgcixv0 W1siziisinbyb2r1y3rpb24vchvibgljawrhzgvzlzyxl2ltywdlbi5qcgcixv0 W1siziisinbyb2r1y3rpb24vchvibgljawrhzgvzlzqxl2ltywdlbi5qcgcixv0 W1siziisinbyb2r1y3rpb24vchvibgljawrhzgvzlzqyl2ltywdlbi5wbmcixv0 W1siziisinbyb2r1y3rpb24vchvibgljawrhzgvzlze1l2ltywdlbi5nawyixv0 W1siziisinbyb2r1y3rpb24vchvibgljawrhzgvzlzi2l2ltywdlbi5kuecixv0 W1siziisinbyb2r1y3rpb24vchvibgljawrhzgvzlzgvaw1hz2vulmpwzyjdxq W1siziisinbyb2r1y3rpb24vchvibgljawrhzgvzlzyzl2ltywdlbi5qcgcixv0 W1siziisinbyb2r1y3rpb24vchvibgljawrhzgvzlzcvaw1hz2vulmpwzyjdxq